El mapa superior muestra el registro histórico de días «peligrosos» al año, con un índice de calor superior a 39,4 ºC. La columna de la izquierda refleja el rango de días peligrosamente calurosos en 2050, con más de 100 días «peligrosos» en zonas de Sudamérica, África, India y Australia. La columna de la derecha muestra la gama más amplia de posibilidades para 2100. La parte inferior refleja el peor escenario, con condiciones peligrosas durante gran parte del año en Sudamérica, África central y el sur de Asia. Autor: Vargas Zeppetello et al./Communications Earth & Environment.

Un investigación calcula que el aumento de las temperaturas medias globales podría acercarse a los 2 ˚C en 2050. El estudio, publicado en Communications Earth and Environment, estima que en 2100 muchas personas que viven en regiones tropicales estarán expuestas a niveles de calor peligrosamente altos durante la mayoría de los días del año. Además, las olas de calor mortales, que en la actualidad son poco frecuentes en las latitudes medias, podrían producirse cada año en esas zonas.

Fuente: Science Media Centre Spain

Reacciones

Contrariamente a muchos estudios sobre estimaciones futuras de variables climáticas (como temperatura y precipitación), en los que se seleccionan desde el principio escenarios alternativos de emisiones de gases de efecto invernadero y no se hacen hipótesis sobre la mayor o menor probabilidad de los diferentes escenarios, este trabajo presenta como punto de partida una hipótesis probabilista de las emisiones de CO2 (como principal gas de efecto invernadero) para mediados (2050) y finales de siglo (2100).

Estas proyecciones probabilísticas de emisiones de CO2 se basan en datos del crecimiento de la población, del PIB y de la intensidad en carbono por países. Utilizando estas proyecciones, los autores presentan una proyección estadística de un índice de estrés por calor que tiene en cuenta tanto la temperatura como la humedad.

Los resultados de estas proyecciones nos muestran amplias zonas de las regiones tropicales con un número de días en los que los valores del índice son peligrosos o extremadamente peligrosos para la salud humana. En los mapas se muestran también zonas importantes de latitudes medias, incluida la península ibérica, afectadas por un número significativo de días con estrés por calor peligroso.

Concluyen los autores que, para revertir estas proyecciones, habría que reducir drásticamente y con rapidez las emisiones de CO2 en línea con el Acuerdo de París. Este trabajo —con un enfoque novedoso— incide en la importancia de controlar las emisiones de gases de efecto invernadero si no se quiere llegar a tener partes importantes de la Tierra sometidas a unas condiciones de estrés por calor que pongan en peligro la salud y la vida de los habitantes de dichas regiones, con las consecuencias asociadas de inestabilidad social, migraciones masivas, etc.

No hay conflicto de intereses

ERNESTO RODRÍGUEZ CAMINO

Meteorólogo Superior del Estado. Asociación Meteorológica Español

Asociación Meteorológica Española

Science Media Centre España