El calentamiento en el Mediterráneo será un 20 por ciento superior a la media mundial en las próximas décadas, según el informe de la ONU, mientras la región se ve afectada por olas de calor devastadoras, escasez de agua, pérdida de biodiversidad y riesgos para la producción de alimentos.

El Mediterráneo se verá afectado por olas de calor cada vez más intensas, sequías e incendios sobrealimentados por el aumento de las temperaturas, según el proyecto de evaluación de las Naciones Unidas que advierte que la región es un «punto caliente del cambio climático».

La evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) detalla los futuros efectos de la contaminación por carbono en la región, que esta semana se ha visto sometida a temperaturas superiores a la media, mientras Grecia y Turquía luchan contra incendios que baten récords.

Los más de 500 millones de habitantes del Mediterráneo se enfrentan a «riesgos climáticos muy interconectados», dice un capítulo dedicado a la región en el borrador del informe del Grupo de Trabajo II del IPCC sobre impactos climáticos, cuya publicación oficial está prevista para febrero de 2022.

El borrador predice que es probable que las temperaturas en todo el Mediterráneo aumenten más rápido que la media mundial en las próximas décadas, amenazando los vitales sectores de la agricultura, la pesca y el turismo de la región.

Decenas de millones de habitantes más se enfrentarán a un mayor riesgo de escasez de agua, inundaciones costeras y exposición a un calor extremo potencialmente mortal, advierte.

Dependiendo de la rapidez con la que la humanidad frene sus emisiones de gases de efecto invernadero, algunas regiones mediterráneas podrían ver disminuir el rendimiento de los cultivos de secano en un 64%, predice el borrador.

En la actualidad, el 71% del PIB de la región de Oriente Medio y el Norte de África está expuesto a un estrés hídrico alto o muy alto, así como el 61% de su población, señala el informe.

Se prevé que la superficie quemada de los bosques de la Europa mediterránea aumente hasta un 87% si la temperatura media de la superficie de la Tierra se calienta dos grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, y hasta un 187% en un mundo con 3 grados centígrados más.

Hasta ahora, el calentamiento global ha hecho que el planeta se caliente 1,1C.

Aunque no se prevé que sea la región del mundo más afectada por el aumento de las temperaturas, el borrador del IPCC identifica el Mediterráneo como un «punto caliente del cambio climático».

El mapa superior muestra la temperatura de la superficie terrestre el 2 de agosto de 2021. Se puede ver claramente que las temperaturas de la superficie en Turquía y Chipre han alcanzado más de 50°C, de nuevo. Un mapa que publicamos el 2 de julio muestra prácticamente la misma situación. El Mediterráneo lleva unas semanas sufriendo una ola de calor que ha provocado numerosos incendios forestales. En Turquía, por ejemplo, se registran los peores incendios del país en al menos una década.

Este mapa se ha generado a partir de los datos del radiómetro de temperatura de la superficie del mar y de la tierra de Copernicus Sentinel-3. Mientras que las previsiones meteorológicas utilizan las temperaturas del aire previstas, este instrumento satelital mide la cantidad real de energía que irradia la Tierra, e indica la temperatura real de la superficie terrestre.