La brecha de género en la ciencia

La profesora del Departamento de Biología Aplicada del Área de Ecología de la Universidad Miguel Hernández Esther Sebastián González ha realizado un estudio, en colaboración con investigadoras internacionales, sobre la brecha de productividad entre hombres y mujeres en la ciencia.

Tradicionalmente, las mujeres han estado subrepresentadas en la ciencia y aunque el número de investigadoras ha ido aumentando progresivamente, todavía existe una fuerte disparidad entre ambos sexos. A nivel mundial, las mujeres representan el 53% de los graduados de licenciatura, el 43% de los graduados de doctorado y el 28% de los investigadores. Según un estudio realizado por la investigadora de la UMH Esther Sebastián González, en colaboración con investigadoras de la Universidade Federal de São Paulo y de El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), las investigadoras publican menos artículos científicos y obtienen menos patentes, proyectos de investigación y cargos en comités académicos. Los resultados de este trabajo, publicados en la revista Royal Society Open Science, también concluyen que la brecha en la productividad entre hombres y mujeres se agranda en muchos campos del conocimiento y que no ha disminuido con el tiempo, a pesar de las diversas políticas de género que han sido implementadas a nivel mundial.


«Las mujeres y los hombres muestran tasas de éxito similares cuando se evalúa directamente el trabajo del investigador y no su currículum»


¿Cuáles son las causas de la representación insuficiente de las mujeres en la ciencia?

Existe el prejuicio de que las mujeres son más débiles. Nos vemos obligadas a demostrar que somos mejores que los hombres para poder ser evaluadas igual. Además, las mujeres tenemos más problemas para continuar nuestra carrera científica. Muchas investigadoras abandonan su trayectoria profesional porque no quieren vivir un ambiente tan competitivo como el científico donde los recursos son escasos.

El estudio afirma que las mujeres son menos productivas que los hombres en ciencia.

Una de las conclusiones que obtuvimos fue que de media las mujeres publican menos artículos que los hombres y esto lleva a concluir que son menos productivas. El problema de este dato es que no distingue por clases de edad, se comparan todas las mujeres entre todos los hombres. Pero una persona que acaba de comenzar su carrera de investigación no está en igualdad de condiciones que otra con mucha experiencia. Además, existe un número mayor de hombres con una larga trayectoria profesional en el ámbito de la ciencia. Este dato refleja claramente que los hombres publican más artículos de media que las mujeres, pero no se tiene en cuenta el nivel de la carrera científica del investigador. Por este motivo hemos evaluado otros factores, como es el éxito.

¿Cómo puede medirse el éxito en el ámbito científico?

En ciencia se solicitan muchos proyectos, se envían artículos a determinadas revistas para que sean publicados, se demandan plazas de profesorado… El éxito podríamos definirlo como la relación entre lo que un investigador solicita y lo que le aceptan. En general, cuando se evalúa el trabajo de los investigadores, por ejemplo, de un artículo científico, el éxito es idéntico en hombres y mujeres. Sin embargo, cuando evalúa el currículum, el éxito es mayor en hombres.

¿Qué diferencia hay entre evaluar un trabajo científico o un currículum?

En muchas ocasiones, cuando se evalúa un artículo científico no aparece el nombre del autor por lo que los evaluadores estudian directamente el trabajo y cuál es su calidad. Pero cuando se evalúa un currículum, quien lo hace está pensando en cómo es la persona. En este tipo de situaciones entran en juego los prejuicios hacia las mujeres. A ellas se les cuestiona si serán capaces de realizar determinado puesto de trabajo, a ellos no.

¿Qué otros factores se han estudiado para evaluar el éxito de los científicos?

Hemos estudiado el impacto. En ciencia, el impacto tanto de los artículos como de las personas está influenciado principalmente por el número de citas. Un artículo tiene mucho impacto si otros investigadores lo citan repetidas veces. También, es importante el índice h (índice de Hirsch), que hace referencia al número de artículos que tiene más de un número concreto de citas.

¿Está la productividad condicionada a las actividades que se realizan fuera del trabajo?

Sí, las mujeres de media suelen encargarse más del cuidado de la casa y de los hijos, incluso en las familias donde los padres están muy implicados. Esto supone un trabajo extra para ellas que les dificulta rendir completamente en su labor científica.

¿Cómo puede afectar la subrepresentación de las mujeres en los avances y desarrollo de la ciencia?

Muchos estudios indican que aumentar la diversidad en los equipos humanos fomenta la productividad, la generación de ideas novedosas, innovadoras… Si todos los científicos son, por ejemplo, hombres blancos, posiblemente tendrán una forma de pensar muy parecida, por lo que incorporar investigadores de diferentes sexos y nacionalidades puede ser muy favorable en el resultado final del trabajo.

Enlace del artículo: https://issuu.com/umhsapiens/docs/sapiens_25_issuu_10oct/s/152734


Esther Sebastián González
Profesora del Departamento de Biología Aplicada del Área de Ecología de la Universidad Miguel Hernández
Bio

Comparte

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email