En busca de un superbrócoli.

El Cebas-CSIC lleva al programa Prueba de Concepto de la Fundación Séneca un trabajo prometedor.

En condiciones controladas se sabe que los aquellos compuestos elicitadores que se aplican externamente son moléculas que se incluyen en el metabolismo de las plantas de brócoli y estimulan la ruta de síntesis de los glucosinolatos, otras moléculas que contribuyen a la defensa de las plantas frente a insectos y patógenos a la vez que tienen propiedades beneficiosas para la salud humana debido a su potencial mecanismo de protección frente a infecciones y al cáncer. Sin embargo, cuando las condiciones de cultivo son cambiantes como las temperaturas, radiación luminosa, aportes hídricos, etc. este proceso puede estar dificultado. Los elicitadores entran por la hoja de brócoli, deben llegar a los vasos conductores y de ahí a todas las células de la planta para integrarse en su metabolismo. Si se alteran las condiciones de cultivo, este proceso puede verse perturbado.

En el Cebas-CSIC, el grupo de investigación en Aquaporinas que dirige Micaela Carvajal, del que también forman parte Diego Moreno y Juan José Rios, está desarrollando el proyecto ‘Implementación del procedimiento para estimular de la síntesis de glucosinolatos en brocoli por medio de la aplicación foliar elicitadores’.

Un trabajo del que están particularmente orgullosos ya se trata de un grupo de investigación muy activo en cuanto a la transferencia de los resultados al sector industrial y productivo. Por lo tanto, conseguir un proyecto como este para validar los resultados es de gran importancia para este colectivo.

En concreto, «se trata de aplicar tratamientos elicitadores a los cultivos de brócoli para incrementar la síntesis de esos compuestos bioactivos: los glucosinolatos. Estos compuestos son los anticancerígenos de tanto valor en las plantas de brassicas como el brócoli, la coliflor, las coles, rábanos… En condiciones controladas hemos logrado incrementar esta concentración hasta cinco veces. Ahora validaremos estos resultados en condiciones de explotaciones productivas reales», artgumenta.

No se trata de un proyecto de investigación convencional sino de una prueba de concepto, es decir, que se pretende dar un paso desde los resultados de laboratorio al mercado. Según Carvajal, «esto es de gran valor porque demuestra que nuestros resultados son aplicables al sector productivo. El hecho de que el proyecto se solicite junto a la empresa licenciataria de la patente le confiere un gran valor de transferencia de resultados, en este caso se trata de Sakata Seed Ibérica».

 


«Esto es de gran valor porque demuestra que nuestros resultados son aplicables al rector productivo». Micaela Carvajal.


Junto a la misma se llevó a cabo, entre el 2016 y el 2018, un proyecto de investigación de la convocatoria Retos-Colaboración (del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades) cuyos resultados dieron lugar a una patente que está en proceso de aprobación con el 50 % de invención para ambas instituciones. De esos resultados previos surge el trabajo actual dado que lo que se inventó fue el proceso de aplicación de los elicitadores.

Micaela Carvajal, directora del grupo de investigación en Aquaporinas

De hecho, su objetivo ahora es validar los resultados que han obtenido previamente en experimentos controlados de cámara y de campo, en explotaciones reales de producción de brócoli. Para ello, durante 2020, participan en el programa ‘Prueba de Concepto’ de la Fundación Séneca- Agencia de Ciencia y Tecnología de la Región de Murcia el cual financia los proyectos con más probabilidad de dar el salto del laboratorio al mercado. Para formar parte del mismo, los proyectos deben estar basados en patentes o conocimiento con aplicación a la industria.

Micaela Carvajal indica que «la novedad del proceso que hemos desarrollado radica en la forma, concentración y tiempos de aplicación de los elicitadores para conseguir el efecto deseado, incrementar el contenido de glucosinolatos del brócoli hasta cinco veces. Aunque por el momento solo hemos verificado las condiciones y los cultivares de invierno, los primeros resultados son bastante prometedores».

Nutrición saludable

Los resultados se aplicarán en prácticas agrícolas de aquellos productores que pretendan producir un brócoli con mayor calidad nutricional. Recuerda la investigadora del Cebas que «los glucosinolatos con los compuestos que confieren el poder saludable y el estudiado anticancerígeno del brócoli. Esto es de gran importancia en los tiempos actuales en los que observamos que la nutrición saludable es fundamental para hacer frente a enfermedades y contaminación externa».

Por otro lado, el resto del material vegetal que no se utiliza para alimentación, también tiene mayor contenido en glucosinolatos, por lo que se puede utilizar para fabricación de ingredientes de alto valor añadido o para complementos alimenticios, entre otros

 

 


Fuente: el súper brócoli
Comparte
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *